electrodinamica

boletin de instalacion de vinilos

Rusia Es Una Potencia Nuclear Y No Aceptará Un Cambio De Régimen” Por La Fuerza

OFERTAS DE EMPLEO ALCORC N: Encuentra profesionales alcorc n inserta tus ofertas de empleo alcorc n. Publica gratis ofertas de trabajo alcorc n que serán vistas por miles de candidatos.

Sin embargo, sospechando que la construcción de tan fastuoso mausoleo no le reportaría la deseada inmortalidad, Qin Shihuang solía mandar de vez en cuando a su mejor general, Shui Fu, al que acompañaban miles de niños en busca de las montañas inmortales de Yingzhou, en el mar de Oriente, donde se decía que habitaban magos que conocían los secretos para elaborar pócimas que potenciaban extraordinariamente la longevidad.

El hecho de admitir que tanto Mu como la Atlántida como Lemuria, otro continente perdido que las leyendas ubican en el Índico, no hayan existido como tales y correspondan a una cultura con sorprendentes conocimientos, extendida por todo el planeta, que sucumbió dando origen a los mitos referidos antes de que surgieran los pueblos remotos de los que sí tenemos constancia fehaciente.

El proceso de retroceso de una cultura depende de diversos factores: el número de personas que forma la comunidad, que las tradiciones se basen sólo en la transmisión oral que tengan un componente literario que las haga más perdurables, el asentamiento de esos pueblos en áreas próximas alejadas de los focos de difusión de la cultura predominante, etc.

Los dogon no se distinguirían de otros muchos pueblos africanos, cuyas culturas se encuentran en proceso de repliegue, merced a la influencia de los hábitos de vida occidentales, de no ser por una característica de su religión que los singulariza de manera especial: el inexplicable conocimiento, evidenciado en una ceremonia religiosa que celebran cada cincuenta años, de una estrella denominada Sirio B por los astrónomos, que resulta invisible al ojo humano.

Asimismo fueron los primeros en constatar la importancia que para los dogon tiene Sirio y el extraordinario conocimiento de los chamanes con respecto a esta estrella y, lo que resulta todavía más asombroso, sobre su compañera invisible, Sirio B. Los cincuenta años que tarda dicha estrella en describir una órbita alrededor de Sirio es un evento que hacen coincidir con la ceremonia mayor de su religión: el Sigui.

La sociedad dogon mantiene un rígido sistema de castas, basado -como ocurre en otras culturas- en los diversos oficios: herreros, carpinteros, curtidores, alfareros... Existe asimismo una casta especial formada por músicos, poetas y chamanes, que, entre otros cometidos, tiene el de salvaguardar la pureza del linaje por vía patrilineal, y preparar a los que serán iniciados en el secreto de las máscaras.

Para abonar su tesis, recordó el aluvión de artículos y reportajes sobre temas científicos y arqueológicos que aparecieron en la prensa durante la década de los años veinte (especialmente a partir de la apertura de la tumba de Tutankhamon, en 1922) No era, pues, preciso buscar la clave a miles de kilómetros, y mucho menos remontarse a un pasado remoto.

De poco sirvieron las protestas de Griaule y Dieterlen, quienes finalmente se decidieron a terciar en la polémica, cuando declararon que la interpretación de Sagan era absurda, ya que les constaba que los dogon no habían tenido contacto directo con el hombre blanco antes de 1931, año en el que el matrimonio de antropólogos visitó por primera vez aquella zona del sudeste de Mali.

Esa fecha, curiosamente, es la misma que los mayas utilizaban para indicar la llegada desde los cielos de Kukulkán, su dios instructor, también asociado a las estrellas Y que sería, según muchos intérpretes, al igual que el dios Quetzalcóalt, una acepción local centroamericana de Viracocha, el dios instructor de los pueblos andinos, un personaje legendario que, puestos a especular, se nos antoja poseedor de unos conocimientos más allá de lo humanamente comprensible.

Y después de haber analizado las casi dos decenas de homínidos conocidos, desde el Toumai que habitó en el Chad hace siete millones de años y que podría ser el más lejano de nuestros antepasados hasta el Homo sapiens, podríamos llegar a la conclusión de que todos ellos, aunque se extinguieran, tuvieron un participación directa y decisiva en los siguientes capítulos evolutivos del Hombre.

Pueden darse varias explicaciones sobre la negación por parte de la mayoría de los científicos para investigar el ámbito de los Fenómenos Aéreos No actitud más simplista consiste en negar el conjunto de los fenómenos, los ovni no existen entonces…¡no hay nada que investigar!Tal postura es, por lo menos, contraria a la ética científica, y resulta cada vez menos defendible.

Pues, una de las características más perturbadoras del fenómeno ovni es que, aún si se produce por flujos, nadie puede prever dónde y cúando se va a originar la próxima aparición y entonces ninguna medida directa es fenómeno ovni es -por tanto- un fenómeno del cual no han tenido, ni tienen, la iniciativa y todavía no han inventado el verdadero método para conflicto consiste en que el examen de esos testimonios parece encajar mejor con las ciencias humanas que con las ciencias puras y exactas.

Mientras el fenómeno no goce de un reconocimiento unánime, si este anonimato no se respeta, nos alejamos de una fuente importante de información porque gran número de personas se niegan a testimoniar por miedo del ridículo y de las consecuencias posibles privadas profesionales que podrían resultar de obstante, a pesar de la gran frivolidad de la comunidad de eruditos ante el fenómeno, cada vez son más los interesados en enfrentar el desafio de su investigación.

El discípulo sacará de ellas mayor provecho, a condición empero, de que no menosprecie las obras de los antiguos Filósofos, de que estudie con cuidado y penetración los textos clásicos, hasta adquirir la clarividencia suficiente para discernir los puntos oscuros del manual operatorio.Nadie puede aspirar a la posesión del gran Secreto, si no armoniza su existencia al diapasón de las investigaciones emprendidas.

No basta con ser estudioso, activo y perseverante, si se carece de un principio sólido y de base concreta, si el entusiasmo inmoderado ciega la razón, si el orgullo tiraniza el buen criterio, si la avidez se desarrolla bajo el brillo intenso de un astro de ciencia misteriosa requiere mucha precisión, exactitud y perspicacia en la observación de los hechos; un espíritu sano, lógico y ponderado; una imaginación viva sin exaltación; un corazón ardiente y puro.